SUCESOS

Once días sin el “pescaíto” Gabriel

Desapariciones de menores en España

Un esfuerzo, un «poquito más» para encontrar a Gabriel, a su «pescaíto». Eso es lo que pidieron ayer los padres del pequeño de ocho años que desapareció hace ya 10 días en Las Hortichuelas, en Níjar (Almería). Todos portaban dibujos de peces, símbolo con el que la madre del menor quiso marcar esta jornada de reivindicación por la afición de su hijo a la fauna marina. Y porque la familia lo llama “pescaíto”.

Sus padres, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, lograron reunir ayer en Almería a alrededor de 8.000 personas, que se solidarizaron con la familia y que reclamaron, el regreso del menor a su casa. Los padres pidieron un «poquito más» a las Fuerzas de Seguridad.

Están convencidos de que Gabriel no va a tardar en aparecer y de que deben seguir todos los esfuerzos que profesionales y voluntarios han llevado a cabo desde el pasado 27 de febrero, cuando el niño salió de casa de su abuela en dirección a la de sus primos, a la que nunca llegó.

Bajo el lema #TodosSomosGabriel, que se convirtió durante unas horas en trending topic nacional, miles Un esfuerzo, un «poquito más» para dar, de una vez por todas, con Gabriel, con su «pescaíto».  Muchos de ellos llevaban dibujos de peces, el símbolo con el que la madre del menor quiso marcar esta jornada de reivindicación por la afición de su hijo a la fauna marina.

Los propios padres llevaron sus dibujos y los mostraron a los asistentes ante una enorme fotografía de Gabriel. Allí se dirigieron a la multitud que acudió a apoyarles. A ellos y a quien pudiera tener a su hijo.

Los casos más conocidos

Cuando desaparecen criaturas en España, todo el país permanece en vilo. Aunque se sabe que es difícil encontrar a un desaparecido después de 48 ó 72 horas, la esperanza es lo último que se pierde.

El más reciente, el caso de Diana Quer, en Galicia, dónde se especulaba con que la joven se hubiera marchado al extranjero. Sin embargo, murió el mismo día en el fue secuestrada y fue arrojada a un pozo.

Asumpta, la niña china adoptada, cuyos padres fueron condenados por su homicio.

La identificación de los restos óseos de Ruth y José, de seis y dos años respectivamente, eleva a 17 el número de menores desaparecidos y hallados muertos en la última década.

Diecinueve casos que mantuvieron en vilo a toda España que puso de su parte lo más grande para esperar el mejor de todos los desenlaces posibles. Aunque la mayoría de ellos aparecieron muertos y una pequeña cantidad no ha aparecido. La mayoría de ellos fueron asesinados, pero algunos casos permanecen aún abiertos o se han cerrado por falta de pruebas y no se ha podido establecer la causa.

El último suceso de estas características tuvo lugar el pasado 3 de abril, en Seseña (Toledo), donde fue localizado el cadáver de Cristina Martín, de 13 años, desaparecida desde el 30 de marzo anterior. Fue detenida una compañera con la que el día anterior había quedado para “pegarse” con ella.

Marta del Castillo

El 3 de diciembre de abril de 2009, fue encontrada muerta, en Redondela (Pontevedra), la joven de 17 años Alejandra Soto-Alján, desaparecida dos días antes.

Ese mismo año, el 24 de enero, se perdió el rastro en Sevilla de la joven Marta del Castillo, cuyo cadáver buscan las Fuerzas de seguridad desde entonces, a causa de las diferentes versiones sobre el paradero de su cuerpo dadas por los presuntos implicados en el caso, entre ellos, su asesino confeso, Miguel Carcaño que en la enésima implicación apunta a su hermano, vigilante de seguridad. El caso de Marta no se contabiliza entre los hallados muertos por no haberse localizado aún el cuerpo.

En 2008, fueron tres los menores desaparecidos y hallados muertos.

El caso de Mari Luz Cortés

El 7 de marzo, con España sumida en el dolor por la desaparición de una simpática gitanilla hija de un predicador, apareció en la ría de Huelva el cadáver de la niña de 5 años Mari Luz Cortés. La niña había desaparecido 54 días antes tras abandonar su domicilio en Huelva para ir a un quiosco cercano a comprar chucherías.

Dos personas -Santiago del Valle, un vecino pederasta, borderline y su hermana Rosa están actualmente detenidas por su presunta implicación en el caso. Como curiosidad, la hermana, que se negó a declarar el crimen ante el Juez, pidió hacerlo en el programa de Tele 5 “El Programa de Ana Rosa”, ante la cual confesó.

El 31 de agosto apareció muerta una niña de 11 años, de nacionalidad coreana, In-Sil Oh, en su domicilio de Las Palmas de Gran Canaria. Fue detenido un ciudadano coreano, como presunto autor del homicidio y acusado de agresión sexual y robo con violencia.

Dos meses después, fue igualmente hallado el cadáver de María Dolores, una joven de 14 años degollada presuntamente por dos compañeros suyos de instituto, en la localidad de Ripollet (Barcelona). El 1 de noviembre de 2008, la Policía condenó a los agresores, de 14 y 15 años, respectivamente, a sendas penas de cinco años de internamiento y tres de libertad vigilada para el primero, así como a cuatro años y nueve meses de internamiento y tres de vigilancia para el segundo.

El 2 de agosto de 2007 fue localizado el cuerpo de la joven chilena de 15 años Fernanda Fabiola Urzúa Marín, desaparecida el 26 de julio anterior en el municipio de Arona (Tenerife), después de que el principal sospechoso, un ciudadano colombiano de 28 años confesara la autoría de los hechos.

Dos años antes, en 2005, fue hallado muerto un menor de origen marroquí de 14 años cuyo cadáver estaba escondido en el armario de un vecino de Sabadell, que fue acusado del homicidio del niño.

Durante 2003 se encontraron los cuerpos sin vida de Erika, de 3 años, localizada en una bolsa de plástico dentro de un camión de basura en la localidad orensana de Carvallino y de Sonia Carabantes, de 17 años, desaparecida en Coín (Málaga) y encontrada en estado prácticamente irreconocible en el municipio malagueño de Monda.

Dónovan Párraga, de 12 años, muerto en Trijueque (Guadalajara) -sin indicios de violencia- y la niña de etnia gitana Montse Fajardo, de 7 años, hallada en Almería fueron las víctimas encontradas en 2002.

En 2001, tres menores resultaron muertos igualmente, aunque el cadáver de uno de ellos no apareció hasta un año más tarde. En concreto, Inmaculada Pereira, de 16, hallada en Tenerife, e Inmaculada Arteaga López, de 14, que fue encontrada con el cráneo destrozado en la Sierra de los Molinos del Campo (Ciudad Real).

Tamara Navas, de 9 años, desapareció en marzo de 2001 en Salou (Tarragona) pero su cadáver no se localizó hasta el 21 de Febrero de 2002 sobre una cama en un domicilio próximo al suyo. Durante el año 2000, Jonathan Vega, de 3 años, y de etnia gitana, apareció muerto en un vertedero próximo al lugar de su desaparición en San Fernando de Henares (Madrid).

Menores sin localizar: caso Yéremi Vargas

Al margen de estos casos de desapariciones con resultado de muerte, se desconoce que ocurrió con Josué Monge, de 13 años, desaparecido en Dos Hermanas (Sevilla) el 10 de abril de 2006, o con Sara Morales, de 14, cuyo rastro se perdió en julio de ese mismo año en Las Palmas de Gran Canaria.

Desaparecido está también el niño canario de 7 años Yeremi Vargas, sin rastro de su paradero desde marzo de 2007, aunque queda en la memoria colectiva y la familia está convencida de que su raptor y ejecutor es “El Rubio”, quien contó a un compañero de prisión en Algeciras que no fue él quien mató al niño, sino un vecino suyo, llamado “El Tani”.

El diario “La Razón” publicó la declaración que ha prestado ese recluso sobre las confidencias que afirma que le hizo en la cárcel Antonio O.B., alias “El Rubio”, respecto a la causa por la que estaba preso preventivo (los abusos sexuales que sufrió un menor en el sur de Gran Canaria en 2012) y también sobre su supuesta vinculación con la desaparición del niño de Vecindario en 2007.

Continúa además desaparecida la joven irlandesa Amy FitzPatrick, de 15 años, desaparecida en Mijas (Málaga), en diciembre de 2007.

 

Palabras